Ministerio De Liturgia

Encargado: Cristian Villafañe Trochez

Auxiliar: Nilsa Mañunga

MARCO DOCTRINAL

En la comunidad cristiana hay ministerios ordenados (diaconado, presbiterado y episcopado), por los que una persona es configurada, por medio de un sacramento especial, a Cristo como Pastor y Maestro (LG 28).


Hay otros ministerios llamados instituidos: Es la terminología que ha quedado en la Iglesia desde que el Papa Pablo VI, en 1972, con la carta Ministeria Quaedam, suprimiera las ordenes menores y dejara dos ministerios “instituidos”, el del lector y el del acolito. La novedad de la decisión de Pablo VI fue que estos ministerios seguirían siendo propios de laicos: o sea, el que quedara instituido en ellos no pasaba al “clero”, sino que recibía este cargo oficial desde su identidad laica.

Lo que ha pasado es que en casi todas partes estos dos ministerios solo se dan a los que luego van a seguir el camino del diaconado o presbiterado.


Hay también ministerios no instituidos, pero que de alguna manera tienen carácter oficial y más o menos permanente. Son los que se pueden llamar reconocidos. Tal es el caso de los que han sido propuestos por los responsables de la comunidad y han recibido del obispo el nombramiento como “ministros extraordinarios de la distribución de la sagrada comunión”, como sucede ya en muchas Diócesis.

Pero la mayoría de laicos que ejercen ministerios en la liturgia son los que ejercen ciertos oficios, como en la proclamación de las lecturas, la animación del canto y la oración, los que sirven al altar y los que recogen las ofrendas. En el caso de estos ministerios “de hecho” o los “reconocidos” no hay distinción de hombre o mujer, mientras que los ministerios “ordenados” y los “instituidos”  solo se pueden encomendar a los varones.
La nueva imagen que se tiene de la Iglesia y de su teología, basada en la identidad de toda la comunidad como pueblo sacerdotal asociado a Cristo Sacerdote, es la que ha motivado  esta diversidad de ministerios; una Iglesia que esta constituida no solo por clérigos, sino también por los laicos; antes se decía que los laicos tenían un ministerio “delegado”, no propio, ahora el concilio habla de que también ellos realizan ministerios verdaderamente litúrgicos (SC 29).

Es bueno recordar algunas pistas comunes, evidentes por otra parte, para una buena realización de los ministerios litúrgicos:
Lo más importante que hace los laicos en la celebración litúrgica no son los ministerios, sino su participación. Es más importante que un cristiano escuche la Palabra, pueda rezar y cantar con sus hermanos, sintonizar con la acción de gracias y participar del Cuerpo y Sangre del Señor, que le encomienden una lectura o un canto.

La participación es antes que las intervenciones ministeriales, aunque también estas tienen sentido. Todo ministerio en la comunidad, desde el presidente de la celebración hasta del último  monaguillo, se entiende como servicio y no como un privilegio de poder. Es un “carisma” para el bien de los demás. Los laicos que intervienen deben recordar que son “dueños” sino “servidores”.

OBJETIVO GENERAL

Animar la vida litúrgica de las comunidades parroquiales mediante la profundización y el conocimiento de los diversos ministerios presentes en las celebraciones litúrgicas.


OBJETIVOS ESPECÍFICOS

– Capacitar miembros de las pequeñas comunidades que participen activamente en los ministerios litúrgicos.
– Formar un equipo que coordine los servicios litúrgicos con los miembros de las diversas comunidades.
– Motivar la participación activa, plena y consiente de los miembros de las pequeñas comunidades en la celebración litúrgica.
– Evaluar la participación y motivación de las pequeñas comunidades en la celebración Dominical y su impacto en la vida parroquial.

ORGANIZACIÓN

El ministerio se organiza teniendo en cuenta el siguiente orden práctico:

* Párroco
* Pastoral Parroquial

* Cabeza o responsable del Ministerio en la Parroquia.
* Jefe de sector
* Contacto del sector en el Ministerio de Liturgia.
* Lector, animador de canto, ministro extraordinario de la comunión, coordinador         de servicios especiales.

PERFIL DEL RESPONSABLE

– Que la persona este capacitada (carisma) y cualificada (tenga la preparación litúrgica necesaria).
– Que tenga experiencia en el ejercicio de la función (ejercicio pastoral)
– Que sea aceptada por la comunidad cristiana a la que desea servir (testimonio de vida)
– Que la persona acepte el compromiso con cierto grado de permanencia.
– Que realice su ministerio con amor y desinterés (buscando siempre el bien de la asamblea)

* Que tenga espíritu de servicio y colaboración (no buscando su propio lucimiento o sintiéndose dueño de la celebración)

* Que este abierto a la formación permanente y sea creativo respetando las normas litúrgicas.
* Que vibre con lo que celebra y sea fiel al sentir de la Iglesia.


FUNCIONES

+ Preparar los diversos aspectos de  la celebración litúrgica, para ayudar a la asamblea celebrante a comprender mejor lo que celebra.


+ Coordinar los ministerios litúrgicos presentes en la celebración:


– Los que sirven a la asamblea directamente: ministerio de acogida, monitor animador del canto, organista y músicos, encargados de la colecta.


– que están al servicio de la palabra: Lectores, salmista, encargados de las preces de la oración universal.


– Los que sirven al altar: sacristán, acólitos, monaguillos, ministros extraordinarios de la distribución de la sagrada comunión.


– Evaluar cada semana las celebraciones litúrgicas y la participación de los miembros de las comunidades.

  • Conocer cada vez mejor lo que se celebra: la Eucaristía, el año litúrgico, la

riqueza del Leccionario, el ritmo de cada celebración y la coherencia de los cantos con lo que se celebra.

  • Promover catequesis litúrgicas para las asambleas Dominicales.
  • Celebrar y preparar convenientemente las celebraciones litúrgicas que se dan en el Proceso del Sistema Integral de la Nueva Evangelización.
  • Celebración Penitencial del retiro de evangelización fundamental.
  • Celebración de consagración en el retiro de evangelización fundamental.
  • Celebración Eucarística en el retiro de Koinonia.

– Envío de misioneros en la misión sectorial

  • Aceptacion de los hermanos en la nueva comunidad

– Debe centrar a los miembros de las pequeñas comunidades, así como a la feligresía en general en los tiempos litúrgicos y principales solemnidades que celebra la iglesia.

FORMACIÓN:

  • Profundización en la riqueza bíblica y teológica de su propio ministerio
  • Conocimiento de los documentos del magisterio relacionados con la

liturgia, de manera especial la constitución de la liturgia del Vaticano II: Sacrosanctum Concilium.


– Estudio detallado de la Ordenación General del Misal Romano en su tercera edición, de los “Praenotandos” o introducciones de los diversos rituales y del leccionario de la Misa.

– Constante actualización sobre las disposiciones litúrgicas y el sentido de las normas en la celebración de la Eucaristía.

– Que conozca el boletín “Actualidad Litúrgica” del departamento de liturgia de la Conferencia Episcopal de Colombia sobre diversos temas de formación en ésta materia.

Información Gral

 

Párroco:
Héctor de Jesús Holguín López Pbro.

Vicario parroquial:
David Jhoan Viveros Ruiz Pbro.

Diácono Permanente:
Jeremías Paz

Dirección: Carrera 9 N0 3 – 30; 3 – 36
Teléfono: 8292045

Horarios

Despacho parroquial:
martes a viernes
8:00 a.m – 12m  2:00 – 5:00 p.m
sábado: 8:00 a.m – 12m

Eucaristías:
martes a sábado 6:30 p.m
Domingos: 7:00 a.m  10:00 a.m   7:00 p.m
Festivos: 9:00 a.m
1er Viernes de mes: 7:00 a.m

Confesiones: dentro de las celebraciones eucarísticas