EVANGELIO NOVIEMBRE 15 DE 2020

PRIMERA LECTURA. Del libro de los Proverbios 31, 10-13.19-20.30-31

La mujer ejemplar, ¿dónde encontrarla? Su valor es superior al de las perlas. En ella confía su marido, con ella se ve recompensado. Pues le trae felicidad, y no desgracia, todos los días de su vida. Es mujer que consigue lana y lino y trabaja a gusto con sus propias manos. Ella misma hila con la rueca y maneja el huso con sus dedos. Recibe al pobre con los brazos abiertos, tiende la mano al desvalido.

La hermosura es apariencia, la belleza es ilusión, pero la mujer temerosa del Señor merece elogios. Reconózcanle, pues lo que ganaron sus manos, y que sus obras divulguen su fama.

Palabra de Dios.

– – – – – – – – – – – – – – – –

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 127 – R/.¡Dichoso el que teme al Señor!

• Dichoso el que teme al Señor y sigue sus caminos! Comerás del fruto de tu trabajo, serás dichoso, te irá bien. R/.

• Tu mujer como una vid fecunda, en medio de tu casa; tus hijos como renuevos de olivo, alrededor de tu mesa. R/.

• Esta es la bendición del hombre que teme al Señor. Que el Señor te bendiga desde Sion, que veas la prosperidad de Jerusalén, todos los días de tu vida. R/.

– – – – – – – – – – – – – – – –

SEGUNDA LECTURA. De la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 5,1-6

En lo referente al tiempo y a las circunstancias no necesitáis, hermanos, que os escriba. Sabéis perfectamente que el día del Señor llegará como un ladrón en la noche. Cuando estén diciendo: «Paz y seguridad», entonces, de improviso, les sobrevendrá la ruina, como los dolores de parto a la que está encinta, y no podrán escapar. Pero vosotros, hermanos, no vivís en tinieblas, para que ese día no os sorprenda como un ladrón, porque todos sois hijos de la luz e hijos del día; no lo sois de la noche ni de las tinieblas, Así, pues, no durmamos como los demás, sino estemos vigilantes y despejados.

Palabra de Dios.

– – – – – – – – – – – – – – – –

EVANGELIO. Del Santo Evangelio según san Mateo 25, 14-30

Instruyendo a sus discípulos en Jerusalén, añadió Jesús esta parábola: “Va a suceder lo que sucedió cuando un señor se fue de viaje y llamó a sus servidores y los dejó encargados de sus bienes. A uno le dejó quinientas libras de plata, a otro doscientas y a otro cien, a cada uno según sus habilidades, y se fue. El que había recibido quinientas libras se fue enseguida y empezó a negociar con ellas y ganó otras quinientas. De igual manera el que había recibido doscientas, ganó otras doscientas. Pero el que había recibido cien, fue, hizo un hoyo en la tierra y enterró la plata de su señor. Al cabo de mucho tiempo regresó el señor y les pidió cuentas a sus servidores. Se acercó el que había recibido quinientas libras de plata y le presentó otras quinientas y le dijo: ‘Señor, quinientas libras me dejaste; mira, gané otras quinientas’. El señor le dijo: ‘muy bien servidor bueno y fiel. Como fuiste fiel en lo poco, te confiaré lo mucho. Siéntate a la mesa con tu señor’. Luego se acercó el que había recibido doscientas libras y dijo: ‘Señor, doscientas libras me dejaste; mira, gané otras doscientas’. El señor le dijo: ‘Muy bien, siervo bueno y fiel. Como fuiste fiel en lo poco, te confiaré lo mucho. Siéntate a la mesa con tu señor’. Finalmente se acercó el que había recibido cien libras y dijo: ‘Señor, supe que eres exigente, que cosechas donde no sembraste y cobras donde no invertiste; tuve miedo y fui y escondí la plata bajo tierra. Aquí está tu plata’. El señor le respondió ‘siervo malo y perezoso, ¿sabías que cosecho donde no sembré y cobro donde no invertí? Pues debías haber puesto mi plata en el banco, para que al regresar me la devolvieras con la ganancia. Quítenle, pues, las cien libras y dénselas al que tienen mil’. Porque al que tiene, le darán más y tendrá de sobra; pero al que no tiene, le quitarán hasta lo que tiene. Y a ese servidor inútil échenlo fuera, a las tinieblas; allí será el llanto y la desesperación”.

Palabra del Señor.

– – – – – – – – – – – – – – – –

PARA MEDITAR: Mirada de esperanza, hacia el final de la historia. Los primeros cristianos vivían esperando como inminente el retorno de Jesucristo. Pero sea cuando sea esta venida, Pablo quiere que los cristianos vivan llenos de esperanza. Tanto si el fin del mundo sucede después de nuestra muerte o nos encuentra vivos, todos tenemos el mismo destino en Cristo Jesús, o bien, el mismo destino que Cristo Jesús: si Él murió y resucitó, así también a nosotros “Dios nos llevará con Él”, y así “estaremos siempre con el Señor”. Lo principal de este mensaje no es el lenguaje apocalíptico que emplea para esta vuelta del Señor (que “desciende”, que suena la “voz del arcángel” y la “trompeta divina”), sino que todos los que creemos en Cristo Jesús “estaremos siempre con el Señor”, que “Dios los llevará con Él”. Esto debe llenarnos de consuelo y esperanza. Pablo quiere que los cristianos de sus comunidades vivan con serenidad su vida y también la expectativa del futuro: “Consuélense, pues, mutuamente, con estas palabras”.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com