EVANGELIO MAYO 25 DE 2021

PAN DE PALABRA MARTES.

PRIMERA LECTURA. Lectura del libro del Eclesiástico 35, 1-15

Quien observa la ley multiplica las ofrendas, quien guarda los mandamientos ofrece sacrificios de comunión. Quien devuelve un favor hace una ofrenda de flor de harina, quien da limosna ofrece sacrificios de alabanza. Apartarse del mal es complacer al Señor, un sacrificio de expiación es apartarse de la injusticia. No te presentes ante el Señor con las manos vacías, pues esto es lo que prescriben los mandamientos. La ofrenda del justo enriquece el altar, su perfume sube hasta el Altísimo. El sacrificio del justo es aceptable, su memorial no se olvidará. Glorifica al Señor con generosidad, y no escatimes las primicias de tus manos. Cuando hagas tus ofrendas, pon cara alegre y paga los diezmos de buena gana. Da al Altísimo como él te ha dado a ti, con generosidad, según tus posibilidades. Porque el Señor sabe recompensar y te devolverá siete veces más. No trates de sobornar al Señor, porque no lo aceptará;

no te apoyes en sacrificio injusto. Porque el Señor es juez, y para él no cuenta el prestigio de las personas. Palabra de Dios.

Salmo 49 – R/. Al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios.

• “Congréguenme a mis fieles, que sellaron mi pacto con un sacrificio”. Proclame el cielo su justicia; Dios en persona va a juzgar. R/.

• “Escucha, pueblo mío, me voy a hablarte; Israel, voy a dar testimonio contra ti; –yo, Dios, tu Dios–. No te reprocho tus sacrificios, pues siempre están tus holocaustos ante mí” R/.

• “Ofrece a Dios un sacrificio de alabanza, cumple tus votos al Altísimo. El que me ofrece acción de gracias, ese me honra; al que sigue buen camino le haré ver la salvación de Dios”. R/.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Marcos 10, 28-31

En aquel tiempo, Pedro se puso a decir a Jesús: “Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido”. Jesús dijo: “Les aseguro que quien deje casa, o hermanos o hermanas, o madre o padre, o hijos o tierras, por mí y por el Evangelio, recibirá ahora, en este tiempo, cien veces más –casas y hermanos y hermanas y madres e hijos y tierras, con persecuciones–, y en la edad futura, vida eterna. Muchos primeros serán últimos, y muchos últimos primeros”. Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: El joven rico se marchó triste, sin decidirse a seguir a Jesús. Pedro, que sí lo ha seguido, se lo recuerda: “Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido”. El resto ya se sobreentiende y Mateo lo explicita en su evangelio: ¿qué recibiremos a cambio?

La respuesta de Jesús es esperanzadora y misteriosa a la vez: “Recibirá en este tiempo cien veces más y en la edad futura vida eterna”. No se trata de cantidades aritméticas y tantos por ciento. La respuesta se refiere a la nueva familia que se crea en torno a Jesús: dejamos un hermano y encontramos cien. Ya había descrito Jesús cuáles eran los lazos de esta nueva familia: “¿Quién es mi madre y mis hermanos? Quien cumple la voluntad de Dios, ese es mi hermano, mi hermana y mi madre” (Mc 3, 34s).

Una experiencia de ese ciento por uno que promete Jesús la tienen tantos cristianos laicos que desde su condición en la sociedad entregan sus mejores energías a trabajar por el Reino de Dios. Ya saben lo que es la generosidad de Dios en este mundo, a la vez que esperan en el otro la vida eterna prometida al siervo bueno y fiel.

De un modo especial esta experiencia la tienen los que han abrazado la vida religiosa o el ministerio ordenado dentro de la comunidad como estado permanente de vida. Han entrado en la dinámica de este otro género de familia y parentesco: los hermanos y los hijos los cuentan por centenares y miles. No han formado familia propia, pero no por eso han dejado de amar: al contrario, están más plenamente disponibles para todos, movidos de un amor universal, no por una paga a corto plazo.

PARA REFLEXIONAR: En el fondo de la interpelación de Pedro está su concepto político e interesado del mesianismo, un concepto todavía muy poco maduro. ¿Pregunta acaso una madre cuánto le van a pagar por su trabajo? ¿Pone un amigo precio a un favor? ¿Pasó factura Jesús por su entrega en la cruz?

ORACIÓN FINAL: Señor Jesús, queremos seguirte hasta el final, porque ir contigo es caminar libres hacia la vida. Afianza nuestra fe y corona tu obra en nosotros para que, libres de la seducción de la riqueza, estemos disponibles para Dios y los hermanos. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com