EVANGELIO MAYO 05 DE 2021

PAN DE PALABRA MIÉRCOLES.

PRIMERA LECTURA. De los Hechos de los Apóstoles 15, 1-6

En cierta ocasión, fueron algunos de Judea a Antioquía y empezaron a enseñar a los cristianos de aquella ciudad que si no se hacían circuncidar, según la costumbre prescrita por Moisés, no se podían salvar. Esto provocó una discordia y una seria discusión con Pablo y Bernabé. Y por eso se resolvió que Pablo y Bernabé con algunos otros subieran a Jerusalén a consultar a los apóstoles y presbíteros sobre el problema. Así, pues, la Iglesia los proveyó para el viaje, y ellos atravesaron a Fenicia y a Samaria e iban contando cómo se convertían los paganos, lo cual produjo gran alegría a todos los hermanos.

Llegados a Jerusalén fueron recibidos por la Iglesia y por los apóstoles y los presbíteros, y ellos los informaron de todo lo que Dios había realizado por su medio. Pero algunos de la secta de los fariseos que habían abrazado la fe intervinieron para decir: “Es preciso que los paganos se circunciden, y hay que ordenarles que observen la ley de Moisés”. Entonces se reunieron los apóstoles y los presbíteros para examinar este asunto. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 121 – R/. ¡Qué alegría: vamos a la casa del Señor!

• ¡Qué alegría cuando me dijeron: “Vamos a la casa del Señor!”. Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén. R/.

• Jerusalén está fundada como ciudad bien compacta. Allá suben las tribus, las tribus del Señor. R/.

• Según la costumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor; en ella están los tribunales de justicia en el palacio de David. R/.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Juan 15, 1-8

En la Última Cena, dijo Jesús a sus discípulos: “Yo soy la verdadera vid, y el viñador es mi Padre. Él corta todos los sarmientos que no dan fruto, y a los que dan fruto los poda y los limpia, para que den más fruto todavía. Ustedes ya están limpios por las palabras que les he dicho. Permanezcan en mí, como yo permanezco en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí solo si no permanece en la vid, tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos. El que permanece en mí, y yo en él, da fruto abundante, porque separados de mí, nada pueden hacer. Pero el que no permanece en mí, es como el sarmiento que se tira y se seca; después se recoge, se arroja al fuego y se quema. Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán. Mi Padre recibe gloria si dan fruto abundante y se portan como discípulos míos”.

Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: El que permanece en mí y yo en él, ese da fruto abundante (Jn 15, 1-8). En el Antiguo Testamento, la imagen de la vid indicaba el pueblo de Israel (Is 5, 1-2). El pueblo era como una vid que Dios plantó con mucho cariño en las costas de los montes de Palestina. Pero la vid no correspondió a lo que Dios esperaba. En vez de unos racimos de uva buena dio un fruto amargo que no servía para nada. Jesús es la nueva vid, la vid verdadera. En una única frase Él nos da toda la comparación. Él dice: “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el viñador. Todo sarmiento que en mí no da fruto, lo corta, y todo el que da fruto, lo limpia, para que dé más fruto”. La poda es dura, pero es necesaria. Purifica la vid, para que crezca y produzca más frutos.

La metáfora de la vid y los sarmientos nos recuerda, por una parte, una gozosa realidad: la unión íntima y vital que Cristo ha querido que exista entre nosotros y Él. Una unión más profunda que la que se expresaba en otras comparaciones: entre el pastor y las ovejas o entre el maestro y los discípulos. Es un “trasvase” íntimo de vida desde la cepa a los sarmientos, en una comparación paralela a la de la cabeza y los miembros, que tanto gusta a Pablo.

Esta unión tiene consecuencias importantes para nuestra vida de fe: “El que permanece en mí y yo en Él, ese da fruto abundante”. Pero, por otra parte, también existe la posibilidad contraria: que no nos interese vivir esa unión con Cristo. Entonces no hay comunión de vida, y el resultado será la esterilidad: “Porque sin mí no pueden hacer nada”, “al que no permanece en mí, lo tiran fuera y se seca”, “como el sarmiento no puede dar fruto por sí, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes si no permanecen en mí”.

PARA REFLEXIONAR: Es bueno que hoy nos preguntemos: ¿Por qué no damos en nuestra vida los frutos que seguramente espera Dios de nosotros? ¿Qué grado de unión mantenemos con la cepa principal, que es Cristo?

ORACIÓN FINAL: Señor Jesús, que eres la Vid verdadera, concédenos permanecer siempre en comunión vital contigo, para dar al mundo frutos de paz, caridad y justicia. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com