EVANGELIO JUNIO 20 DE 2021

PAN DE PALABRA DOMINGO.

PRIMERA LECTURA. Del libro de Job 38, 1.8-11

El Señor respondió a las quejas de Job y le dijo en medio de la tempestad: “¿Quién le puso diques al mar cuando irrumpía desde el seno de la tierra? A esa criatura le hice yo un ropón con las nubes y la envolví en pañales de neblina. Pero también le impuse un límite con puertas y cerrojos. Y le dije: ‘Llegarás hasta aquí, y de aquí no pasarás; aquí se romperá la arrogancia de tus olas’” Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 106 – R/. El viento y el mar te obedecen, Señor.

• Entraron en naves por el mar, comerciando por las aguas inmensas. Contemplaron las obras de Dios, sus maravillas en el océano. R/.

• Él habló y levantó un viento tormentoso, que alzaba las olas a lo alto; subían al cielo, bajaban al abismo, su vida se marchitaba por el mareo. R/.

• Pero gritaron al Señor en su angustia, y los arrancó de la tribulación. Apaciguó la tormenta en suave brisa, y enmudecieron las olas del mar. R/.

• Se alegraron de aquella bonanza, y Él los condujo al ansiado puerto. Den gracias al Señor por su misericordia, por las maravillas que hace con los hombres. R/.

SEGUNDA LECTURA De la 2 carta del apóstol san Pablo a los Corintios 5,14-17

Nos apremia el amor de Cristo, al considerar que, si uno murió por todos, todos murieron. Cristo murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió y resucitó por ellos. Por tanto, no valoramos a nadie según la carne. Si alguna vez juzgamos a Cristo según la carne, ahora ya no. El que es de Cristo es una criatura nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado.

Palabra de Dios.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Marcos 4, 35-41

Cierto día, al atardecer, les dijo Jesús a sus discípulos: “Pasemos a la otra orilla del lago”. Se apartaron, pues, de la gente y se lo llevaron en la barca tal como estaba. También iban con Él otras barcas. Y se levantó un violento huracán; las olas caían sobre la barca, tanto que ya empezaba a hundirse. Y Jesús estaba en la parte de atrás, durmiendo recostado en un cojín. Entonces lo despertaron y le dijeron: “Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?”. Él se despertó y dio una orden al viento y le dijo al lago: “¡Silencio! ¡Cállate!”. Y el viento se apaciguó y sobrevino una gran calma. Les dijo entonces: “¿Por qué tanto miedo? ¿Todavía no tienen fe?”. Ellos se llenaron de espanto y empezaron a decirse unos a otros: “¿Quién será este, que hasta el viento y el lago le obedecen?”. Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: ¿Quién es este, a quien hasta el viento y el mar obedecen? (Mc 4, 35-41). Hay épocas en que la vida se parece a una pequeña barca perdida entre las olas de un mar agitado. Todo es oscuro alrededor, hay tempestad, Dios no aparece, Jesús está ausente, nadie está cerca para ayudarnos. ¡Dan ganas de dejar que se pierda todo! Escuchemos la historia de la tempestad calmada. Durante su lectura, imaginémonos que estamos sobre la barca junto a Jesús y los discípulos. Recordemos las palabras del papa Francisco a la humanidad: “En esta barca, estamos todos. Como esos discípulos, que hablan con una única voz y con angustia dicen: ‘perecemos’, también nosotros descubrimos que no podemos seguir cada uno por nuestra cuenta, sino solo juntos”.

Una tempestad es también un buen símbolo de las crisis humanas, personales y sociales. Todos experimentamos alguna vez en nuestra vida borrascas pequeñas o no tan pequeñas, y nos sentimos zarandeados y mareados por la fuerza de las olas. Tanto en la vida personal como en la social y en la eclesial, a veces nos toca remar contra corrientes y vientos contrarios, y da la impresión de que la barca va a hundir. Nuestro corazón está a veces agitado y nos entra el miedo y el cansancio, o nos asaltan dudas y mareos. Puede haber en nuestra vida turbulencias ideológicas e interrogantes muy serios sobre la existencia del mal en el mundo, o sobre la Iglesia misma, o la actualidad de su doctrina moral, o el mal ejemplo de algunos de sus pastores o la escasez de vocaciones. Otras veces nos zarandean dudas incluso de fe y crisis personales de fidelidad.

PARA REFLEXIONAR: ¿Cuál era el mar agitado en los tiempos de Jesús? ¿Cuál era el mar agitado en la época en la que Marcos escribe su evangelio? ¿Cuál es el mar agitado para nosotros hoy?

ORACIÓN FINAL: Oh, Dios, concédenos la disponibilidad para dejarnos llevar allí donde Jesús se manifiesta como “Señor”, donde solo la fe en su intervención es el ancla de salvación que nos une a Él. Únenos a ti y haznos vencedores de todo miedo ante las tempestades del mal que nos acechan. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com