EVANGELIO JUNIO 10 DE 2021

PAN DE PALABRA JUEVES, JESUCRISTO SUMO Y ETERNO SACERDOTE.

PRIMERA LECTURA. De la carta a los Hebreos 10, 12-23

Hermanos: Cristo ofreció por los pecados, para siempre jamás, un solo sacrificio; está sentado a la derecha de Dios y espera el tiempo que falta hasta que sus enemigos sean puestos como estrado de sus pies. Con una sola ofrenda ha perfeccionado para siempre a los que van siendo consagrados. Esto nos lo atestigua también el Espíritu Santo. En efecto, después de decir: «Así será la alianza que haré con ellos después de aquellos días -dice el Señor-: Pondré mis leyes en sus corazones y las escribiré en su mente», añade: «Y no me acordaré ya de sus pecados ni de sus crímenes.» Donde hay perdón, no hay ofrenda por los pecados. Hermanos, teniendo entrada libre al santuario, en virtud de la sangre de Jesús, contando con el camino nuevo y vivo que él ha inaugurado para nosotros a través de la cortina, o sea, de su carne, y teniendo un gran sacerdote al frente de la casa de Dios, acerquémonos con corazón sincero y llenos de fe, con el corazón purificado de mala conciencia y con el cuerpo lavado en agua pura. Mantengámonos firmes en la esperanza que profesamos, porque es fiel quien hizo la promesa.

Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 39 – R/. Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.

• Cuántas maravillas has hecho, Señor y Dios mío, cuántos planes en favor nuestro. Nadie se te puede comparar R/.

• En tus libros se me ordena hacer tu voluntad; esto es, Señor, lo que deseo: tu ley en medio de mi corazón. R/.

• He anunciado tu justicia en la gran asamblea; no he cerrado mis labios, tú lo sabes, Señor. R/.

• No callé tu justicia, antes bien, proclamé tu lealtad y tu auxilio. Tu amor y tu lealtad no los he ocultado a la gran asamblea. R/.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Lucas 22, 14-20

En aquel tiempo, llegada la hora de cenar, se sentó Jesús con sus discípulos y les dijo: “Cuánto he deseado celebrar esta Pascua con ustedes, antes de padecer, porque yo les aseguro que ya no la volveré a celebrar, hasta que tenga cabal cumplimiento en el Reino de Dios”. Luego tomó en sus manos una copa de vino, pronunció la acción de gracias y dijo: “Tomen esto y repártanlo entre ustedes, porque les aseguro que ya no volveré a beber del fruto de la vid hasta que venga el Reino de Dios”. Tomando después un pan, pronunció la acción de gracias, lo partió y se lo dio diciendo: “Esto es mi cuerpo, que se entrega por ustedes. Hagan esto en memoria mía”. Después de cenar, hizo lo mismo con una copa de vino, diciendo: “Esta copa es la Nueva Alianza, sellada con mi sangre, que se derrama por ustedes” Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: Jesús se ofrece a sí mismo. En la fiesta de Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote, la liturgia ofrece a nuestra meditación el relato de Lucas sobre la Última Cena del Señor que, siguiendo su mandato: “Hagan esto en memoria mía”, seguimos haciendo presente en la Iglesia cuando celebramos la Eucaristía, la Cena del Señor. La Carta a los Hebreos subraya la diferencia del sacerdocio de Jesús con el de los sacerdotes de la antigua alianza. Ellos ofrecían repetidamente sacrificios de víctimas por ellos y por los demás. Cristo se ofrece a sí mismo a Dios “como víctima sin defecto”, como culto al Dios vivo. Lo muestran el pan partido, su cuerpo entregado por nosotros, y la copa de la nueva alianza, sellada con su sangre, que se derrama por nosotros. Celebrar la Eucaristía, para los sacerdotes y para las comunidades cristianas, no significa celebrar un acto más de culto. Solo estará a la altura de la Cena del Señor que rememora, si los que participamos en ella hacemos nuestra la actitud de entrega de sí mismo en la cruz que Jesús vivió sacramentalmente en su Última Cena con sus discípulos.

Sobre todo en la Eucaristía, el pueblo cristiano se une a Cristo Sacerdote, con la reunión, la escucha de la Palabra y la celebración de la comunión eucarística. Esa es la finalidad: que toda la comunidad participe de Cristo y de la doble mesa a la que nos invita, la Palabra y el Sacramento. Pero Cristo ha querido que, dentro de la comunidad, algunos participen de un ministerio ordenado, personificando al mismo Cristo, Pastor y Cabeza, y que lo hagan para bien de la comunidad entera, siguiendo las huellas del Sumo Sacerdote: “Al entregar su vida por ti y por la salvación de los hermanos, van configurándose a Cristo y así dan testimonio constante de fidelidad y de amor”.

PARA REFLEXIONAR: ¿Cómo es nuestra actitud en la celebración eucarística? ¿Participamos de la Eucaristía por simple tradición social o por convicción?

ORACIÓN FINAL: Señor, danos sacerdotes a la medida de tu corazón. Sacerdotes que nos enseñen las grandes lecciones de tu Evangelio, que nos transmitan, con la fuerza de su testimonio, los más hermosos valores de tu Reino: la verdad, el amor, la justicia, la libertad, la bondad, la generosidad y la paz. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com