EVANGELIO JULIO 11 DE 2020

PRIMERA LECTURA. Del libro de Isaías 6, 1-8

El año de la muerte del rey Ozías, vi al Señor, sentado sobre un trono muy alto y magnífico. La orla de su manto llenaba el templo. Había dos serafines junto a él, con seis alas cada uno: con un par se cubrían el rostro; con otro, se cubrían los pies, y con el otro, volaban. Y se gritaban el uno al otro: “Santo, santo, santo es el Señor, Dios de los ejércitos; su gloria llena toda la tierra”. Temblaban las puertas al clamor de su voz y el templo se llenaba de humo. Entonces exclamé: “¡Ay de mí!, estoy perdido,

porque soy un hombre de labios impuros, que habito en medio de un pueblo de labios impuros, porque he visto con mis ojos al rey y Señor de los ejércitos”. Después voló hacia mí uno de los serafines. Llevaba en la mano una brasa, que había tomado del altar con unas tenazas. Con la brasa me tocó la boca, diciéndome: “Mira: Esto ha tocado tus labios. Tu iniquidad ha sido quitada y tus pecados están perdonados”. Escuché entonces la voz del Señor que decía: “¿A quién enviaré? ¿Quién irá de parte mía?” Yo le respondí: “Aquí estoy, Señor, envíame”.

Palabra de Dios.

– – – – – – – – – – – – – – – –

SALMO RESPONSORIAL. Del salmo 92. R/. Señor, tú eres nuestro rey

• Tú eres, Señor, el rey de todos los reyes. Estás revestido de poder y majestad. R/.

• Tú mantienes el orbe y no vacila. Eres eterno, y para siempre está firme tu trono. R/.

• Muy dignas de confianza son tus leyes y desde hoy y para siempre, Señor, la santidad adorna tu templo. R/.

– – – – – – – – – – – – – – – –

Del Evangelio según san Mateo 10, 24-33

El discípulo no es más que su maestro, ni el sirviente es más que su patrón. Es ya bastante que el discípulo sea como su maestro y el sirviente como su patrón. Si al dueño de casa lo han llamado demonio, ¡qué no dirán de su familia! Pero no los teman por eso. No hay cosa oculta que no venga a descubrirse, ni hay secreto que no llegue a saberse. Así pues lo que les digo a oscuridad, repítanlo a la luz del día, y lo que les digo al oído, grítenlo desde los techos. No teman a los que sólo pueden matar el cuerpo, pero no el alma; teman más bien al que puede echar alma y cuerpo al infierno. ¿Cuanto valen dos pajaritos, algunos centavos no es cierto? Y sin embargo no cae a tierra ni uno solo, sin no lo permite el Padre. Entonces no teman, pues hasta los cabellos de sus cabezas están contados. Con todo, ustedes valen más que los pajaritos. Al que me reconozca delante de los hombres, yo lo reconoceré delante de mi Padre que esta en los Cielos. Y al que me niegue delante de los hombres, yo también lo negaré delante de mi Padre que está en los Cielos.

Palabra del Señor.

– – – – – – – – – – – – – – – –

PARA MEDITAR: “No tengan miedo”. Es la frase que más se repite en el pasaje de hoy. Jesús avisó muchas veces a los suyos que iban a tener dificultades en su misión. No les prometió éxitos fáciles o que iban a ser bien recibidos en todas partes. Al contrario, les dijo –nos dijo– que el discípulo no será más que el maestro. Y el Maestro había sido calumniado, perseguido, condenado a la cruz.

Este anuncio va unido a otro muy insistente: la confianza. “No tengan miedo”. No es el éxito inmediato delante de los hombres lo que cuenta, sino el éxito de nuestra misión a los ojos de Dios, que ve, no solo las apariencias, sino lo interior y el esfuerzo que hemos hecho. Si nos sentimos hijos de ese Padre, y hermanos y testigos de Jesús, nada ni nadie podrá contra nosotros, ni siquiera las persecuciones y la muerte.

Las pruebas y las dificultades de la vida –las que nacen dentro de nosotros mismos, o en el seno de la comunidad o fuera de ella– no nos deben extrañar ni asustar. La comunidad de Jesús lleva un mensaje que, a veces, choca contra los intereses y los valores que promueve este mundo. Nos pueden perseguir, pero la fuerza del Espíritu de Dios nos asiste en todo momento. No nos cansemos, ni nos avergoncemos de dar testimonio de Cristo, y sigamos anunciando a plena luz, a los cercanos y a los lejanos, la Buena Noticia de la salvación que Dios nos ofrece.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com