EVANGELIO JULIO 04 DE 2021

PAN DE PALABRA DOMINGO.

PRIMERA LECTURA. De la profecía de Ezequiel 2, 2-5

En cierta ocasión, penetró en mí el Espíritu de Dios, y me puse de pie; oí entonces una voz que me decía: “Hijo de Adán, te envío a los israelitas, pueblo desobediente que se ha rebelado contra mí. Hasta hoy mismo me han ofendido ellos y sus padres. Y no menos tercos y de cabeza dura son sus hijos. Te envío, pues, a que les digas lo que yo, el Señor, te comunique. Así sabrán que hay un profeta en medio de ellos, te hagan caso o no te hagan caso, pues son un pueblo rebelde”. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 122 – R/. Señor, esperamos tu misericordia.

•A ti levanto mis ojos, a ti que habitas en el cielo. Como están los ojos de los esclavos fijos en las manos de sus señores. R/.

•Como están los ojos de la esclava fijos en las manos de su señora, así están nuestros ojos en el Señor, Dios nuestro, esperando su misericordia. R/.

•Misericordia, Señor, misericordia, que estamos saciados de desprecios; nuestra alma está saciada del sarcasmo de los satisfechos, del desprecio de los orgullosos. R/.

SEGUNDA LECTURA. De la segunda carta del apóstol san Pablo a los Corintios 12,7b-10

Para que no tenga soberbia, me han metido una espina en la carne: un ángel de Satanás que me apalea, para que no sea soberbio. Tres veces he pedido al Señor verme libre de él; y me ha respondido: «Te basta mi gracia; la fuerza se realiza en la debilidad.» Por eso, muy a gusto presumo de mis debilidades, porque así residirá en mí la fuerza de Cristo. Por eso, vivo contento en medio de mis debilidades, de los insultos, las privaciones, las persecuciones y las dificultades sufridas por Cristo. Porque, cuando soy débil, entonces soy fuerte. Palabra de Dios.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Marcos 6, 1-6

Una vez fue Jesús a Nazaret, su tierra, acompañado de sus discípulos. Y cuando llegó el sábado, se puso a enseñar en la sinagoga. Muchos, al oírlo, quedaron asombrados y decían: “¿De dónde habrá sacado este hombre todo eso? ¿Quién le habrá dado tanta sabiduría y semejante poder como tiene en las manos? ¿No es este el carpintero, el hijo de María, el hermano de Santiago, de José, de Judas y de Simón? ¿No viven sus hermanas aquí con nosotros?”. Y no podían creer en Él. Jesús, entonces, les dijo: “Solo en su tierra, entre sus parientes y en su propia casa se queda sin honores un profeta”. Y no pudo mostrar allí su poder, fuera de curar a algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y le extrañaba la falta de fe de aquella gente. Entonces se puso a recorrer los pueblos de los alrededores enseñando. Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: La increencia ha existido siempre, y también en nuestro tiempo. La fe es, muchas veces, incómoda y exigente. Cuando no interesa el mensaje se desacredita (o se persigue y elimina) al mensajero. Lo que predicaba Jesús no coincidía con las convicciones de sus contemporáneos. Más bien sacudía los cimientos de todo su sistema religioso. No solo de los escribas y fariseos, sino también, según parece, de sus paisanos. Un profeta siempre resulta molesto. Si lo aceptan, tienen que aceptar lo que predica.

Lo mismo pasa ahora. Lo que predican el Papa o los obispos o en general los cristianos, siguiendo el Evangelio, puede no coincidir con lo que gusta a la mayoría, y sobre todo a los dirigentes de la sociedad, que fácilmente encontrarán excusas para rechazarlo. Es más cómodo refugiarse en el agnosticismo o en la indiferencia.

Encontrarnos en un ambiente de increencia nos puede saber mal, pero no debería extrañarnos, y mucho menos desanimarnos. Peor sería que nosotros mismos, “los de su casa”, los que nos llamamos cristianos practicantes y escuchamos su Palabra y celebramos la Eucaristía, fuéramos flojos en nuestra fe, y por la excesiva familiaridad o la rutina no tuviéramos todo el aprecio y el amor que Cristo se merece. No solo “el mundo”, sino nosotros mismos podemos mostrarnos poco inclinados a hacer mucho caso de los “profetas” que Dios sigue enviando. Esta voz profética nos la hace oír Dios, a veces, por medio de personas importantes o de acontecimientos eclesiales solemnes. Pero otras veces lo hace desde la sencillez de la vida diaria y a través de personas nada importantes, que nos dan ejemplo de fidelidad y de verdadera sabiduría: puede ser Teresa de Calcuta o la familia de al lado, que tal vez nos está dando un testimonio clarísimo, si queremos verlo, de vida según el evangelio de Jesús. Y continuamos tranquilamente nuestro camino, apoyados en mil excusas con las que pretendemos dejar en paz nuestra conciencia.

PARA REFLEXIONAR: ¿Cuál es el punto del texto que más te ha gustado o que te ha impactado más? ¿Por qué? ¿Cuál es la actitud de Nazaret para con Jesús? ¿Por qué no creen en Él?

ORACIÓN FINAL: Tú, oh Jesús, has sido rechazado por los tuyos en Nazaret, como lo fue el profeta Ezequiel entre los israelitas. El profeta no debe desanimarse ante las dificultades, porque en la debilidad se revela el poder de tu gracia. El profeta es la señal de que el Padre continúa amándonos, llamándonos a la conversión. Envíanos también discípulos que en la fe te reciban como “el Profeta”. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com