EVANGELIO FEBRERO 20 DE 2021

PAN DE PALABRA, SÁBADO.

PRIMERA LECTURA. Del libro de Isaías 58, 9b-14

Esto dice el Señor: “Si dejas libre al oprimido, y renuncias al ademán despectivo y a las palabras maliciosas; si te privas del pan para dárselo al hambriento y satisfaces la necesidad del indigente, surgirá tu luz en las tinieblas, y tu oscuridad se hará como la luz del mediodía. El Señor será tu guía permanente y saciará tu hambre en el desierto; dará vigor a tu cuerpo, y serás como un huerto bien regado, o como un manantial de aguas que no faltan. Reconstruirás las viejas ruinas y pondrás los cimientos para futuras generaciones. Por eso dirán que reparas las brechas y abres nuevos caminos a los pobladores. Y si además te abstienes de viajar en sábado, y no dedicas a tus negocios mi día santo; si lo consideras como un día feliz que consagras a la gloria del Señor; si lo honras absteniéndote de trabajar, de buscar tus intereses, de tratar tus asuntos, entonces el Señor será tu delicia, te llevará a las cumbres, te hará gozar de la herencia de tu padre Jacob”. Lo ha dicho el Señor en persona. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 85 – R/. Enséñame, Señor, tu camino, para que siga tu verdad.

• Inclina tu oído, Señor, escúchame, que soy un pobre desamparado; protege mi vida, que soy un fiel tuyo; salva a tu siervo, que confía en ti. R/.

• Tú eres mi Dios, piedad de mí, Señor, que a ti te estoy llamando todo el día; alegra el alma de tu siervo, pues levanto mi alma hacia ti. R/.

• Porque tú, Señor, eres bueno y clemente, rico en misericordia con los que te invocan. Señor, escucha mi oración, atiende a la voz de mi súplica. R/.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Lucas 5, 27-32

Salió Jesús de casa y vio a un recaudador de impuestos llamado Leví, sentado en el lugar donde se hacía el recaudo, y le dijo: “Sígueme”. Leví lo dejó todo, se levantó y lo siguió. Luego le ofreció a Jesús una gran comida en su casa a la que asistieron muchos recaudadores y muchos otros invitados.

Los fariseos y los escribas empezaron a criticarlo; decían a los discípulos de Jesús: “¿Por qué comen y beben en compañía de recaudadores y pecadores?”. Jesús les respondió: “No son los sanos los que tienen necesidad de médico sino los enfermos. Yo no he venido a llamar a los justos sino a los pecadores, para que se arrepientan”. Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores (Lc 5, 27-32). La llamada del publicano Mateo para el oficio de apóstol tiene tres perspectivas: Jesús que lo llama, él que lo deja todo y lo sigue, y los fariseos que murmuran. Jesús se atreve a llamar como apóstol suyo nada menos que a un publicano: un recaudador de impuestos para los romanos, la potencia ocupante, una persona mal vista, un “pecador” en la concepción social de su tiempo. Mateo, por su parte, no lo duda. Lo deja todo, se levanta y lo sigue. El voto de confianza que le ha dado Jesús no ha sido desperdiciado. Mateo será, no solo apóstol, sino uno de los evangelistas: con su libro, que leemos tantas veces, ha anunciado la Buena Nueva de Jesús a generaciones y generaciones.

Siguiendo el ejemplo de Jesús, que come en casa del publicano y lo llama a ser su apóstol, hoy nos podemos preguntar cuál es nuestra actitud para con los demás: ¿la de Jesús, que cree en Mateo, aunque tenga el oficio que tiene, o la de los fariseos que, satisfechos de sí mismos, juzgan y condenan duramente a los demás, y no quieren mezclarse con los no perfectos, ni perdonan las faltas de los demás? ¿Somos de los que catalogan a las personas en “buenas” y “malas”, naturalmente según nuestras medidas o según la mala prensa que puedan tener, y nos encerramos en nuestra condición de perfectos y santos?. Ojalá los que nos conocen nos pudieran llamar, como decía Isaías, “reparador de brechas, restaurador de casas en ruinas”. O sea, que sabemos poner aceite y quitar hierro en los momentos de tensión, interpretar bien, dirigir palabras amables y tender la mano al que lo necesita, y perdonar, y curar al enfermo.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com