EVANGELIO FEBRERO 19 DE 2021

PAN DE PALABRA, VIERNES.

PRIMERA LECTURA. Del libro de Isaías 58, 1-9a

El Señor me dijo: “Grita a todo pulmón, no te dé miedo, resuene tu voz como trompeta, denuncia los delitos de mi pueblo, los pecados de la casa de Jacob. Me consultan a diario, deseosos de conocer mis caminos, como gente que practica la justicia, que no descuida los mandatos de su Dios. Me piden sentencias justas, desean tener cerca a Dios. Pero me dicen: ‘¿Para qué ayunar, si tú no lo ves? ¿Para qué hacer penitencia, si tú no te fijas?’. Lo que pasa es que el día de ayuno buscan su interés y explotan a todos sus trabajadores; ayunan, para mejor discutir y pelear, para dar puños sin compasión. No ayunen como ahora si quieren que yo escuche sus oraciones. ¿Creen que en esos días de ayuno y de penitencia me gusta ver a alguien encorvando la cabeza como un junco y acostado sobre estera y ceniza? ¿A eso lo llaman ‘ayuno’ y ‘día agradable al Señor’?. La manera como quiero que ayunen es esta: rompiendo las cadenas injustas, quitando el yugo de los prisioneros, dejando en libertad a los oprimidos y acabando con toda esclavitud. Si partes tu pan con el hambriento y ofreces tu techo a los desamparados; si ves a alguien desnudo y le das ropa y no te desentiendes de tu semejante, brillará tu luz como el amanecer, y sanarán muy pronto tus heridas. La libertad guiará tus pasos y te irá protegiendo la gloria del Señor. Invocarás al Señor, y Él te atenderá, le pedirás ayuda, y te dirá: ‘Aquí estoy’”. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 50 – R/. Un corazón contrito y humillado tú no lo desprecias.

• Misericordia, Dios mío, por tu bondad; por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, limpia mi pecado. R/.

• Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado: contra ti, contra ti solo pequé, cometí la maldad que aborreces. R/.

• Los sacrificios no te satisfacen, si te ofreciera un holocausto, no lo querrías. Mi sacrificio es un espíritu quebrantado: un corazón quebrantado y humillado tú no lo desprecias. R/.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Mateo 9, 14-15

En cierta ocasión se acercaron a Jesús los discípulos de Juan el Bautista y le dijeron: “Nosotros y los fariseos ayunamos con frecuencia. ¿Por qué tus discípulos no ayunan?”. Jesús les respondió: “¿Acaso los invitados a una fiesta de bodas están de luto mientras el novio está con ellos? Pero llegará un día en que les quitarán al novio; entonces sí ayunarán”. Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: Cuando les quiten al esposo, entonces ayunarán (Mt 9, 14-15). Puede resultar sorprendente la actitud de Jesús ante el ayuno. Parece como si no le diera importancia. En efecto, el estilo de vida que Jesús enseña es sobre todo de alegría: se compara a sí mismo con el novio, y esto nos recuerda espontáneamente la fiesta y no precisamente el ayuno. Pero también anuncia Jesús que “se llevarán al novio y entonces ayunarán”.

Nuestro ayuno cuaresmal no es signo de tristeza. Tenemos al Novio entre nosotros: el Señor resucitado, en quien creemos, a quien seguimos, a quien recibimos en cada Eucaristía, a quien festejamos gozosamente en cada Pascua. Nuestra vida cristiana debe estar claramente teñida de alegría, de visión positiva y pascual de los acontecimientos y de las personas. Porque estamos con Jesús, el Novio.

Pero a la vez esta presencia no es transparente del todo. A Cristo Jesús no lo vemos. Aunque está presente, lo experimentamos solo sacramentalmente. Está y no está: ya hace tiempo que vino y sin embargo seguimos diciendo “ven, Señor Jesús”. Y la presencia del Resucitado tiene también sus exigencias. Las muchachas que esperaban al Novio tenían la obligación de mantener sus lámparas provistas de aceite, y los invitados al banquete de bodas, de ir vestidos como requería la ocasión.

Por eso tiene sentido el ayuno. Un ayuno de preparación, de reorientación continuada de nuestra vida. Un ayuno que significa relativizar muchas cosas secundarias para no distraemos. Un ayuno serio, aunque no triste. Nos viene bien a todos ayunar: privarnos voluntariamente de algo lícito pero no necesario, válido pero relativo. Eso nos puede abrir más a Dios, a la Pascua de Jesús, y también a la caridad con los demás. Porque ayunar es ejercitar el autocontrol, no centrarnos en nosotros mismos, relativizar nuestras apetencias para dar mayor cabida en nuestra existencia a Dios y al prójimo.

Muchos ayunan por prescripción médica, para guardar la línea o evitar el colesterol y las grasas excesivas. Los cristianos somos invitados, como signo de nuestra conversión pascual, a ejercitar alguna clase de ayuno en esta Cuaresma para aligerar nuestro espíritu (y también nuestro cuerpo), para no quedar embotados con tantas cosas, para sintonizar mejor con ese Cristo que camina hacia la cruz y también con tantas personas que no tienen lo suficiente para vivir dignamente.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com