EVANGELIO FEBRERO 07 DE 2021

PAN DE PALABRA DOMINGO.

PRIMERA LECTURA. Del libro de Job 7, 1-4.6-7

El hombre aquí en la tierra está como prestando servicio militar, sus días son como los de un jornalero. Un esclavo que suspira por la sombra, un peón que aguarda su jornal: eso soy yo. Me han tocado meses de desengaño, noche tras noche de dolor. Al acostarme pienso cuándo me podré levantar. La noche se me hace interminable, me canso de dar vueltas hasta el alba. Mis días se acercan a su fin, sin esperanza, más rápidos que una lanzadera. Recuerda, Señor, que mi vida es un suspiro y que mis ojos no volverán a ver la dicha. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 146 – R/. Gracias a ti, Señor, que sanas los corazones destrozados.

• Alaben al Señor, que la música es buena; nuestro Dios merece una alabanza armoniosa. El Señor reconstruye a Jerusalén, reúne a los deportados de Israel. R/.

• Él sana los corazones destrozados, venda sus heridas. Cuenta el número de las estrellas, a cada una la llama por su nombre. R/.

• Nuestro Señor es grande y poderoso, su sabiduría no tiene medida. El Señor sostiene a los humildes, humilla hasta el polvo a los malvados. R/.

SEGUNDA LECTURA. De la primera carta del apóstol san Pablo a los Corintios 9,16-19.22-23

El hecho de predicar no es para mí motivo de orgullo. No tengo más remedio y, ¡ay de mí si no anuncio el Evangelio! Si yo lo hiciera por mi propio gusto, eso mismo sería mi paga. Pero, si lo hago a pesar mío, es que me han encargado este oficio. Entonces, ¿cuál es la paga? Precisamente dar a conocer el Evangelio, anunciándolo de balde, sin usar el derecho que me da la predicación del Evangelio. Porque, siendo libre como soy, me he hecho esclavo de todos para ganar a los más posibles. Me he hecho débil con los débiles, para ganar a los débiles; me he hecho todo a todos, para ganar, sea como sea, a algunos. Y hago todo esto por el Evangelio, para participar yo también de sus bienes.

Palabra de Dios.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Marcos 1, 29-39

Al salir de la sinagoga de Cafarnaún, fue Jesús, acompañado de Santiago y Juan, a la casa de Simón y de Andrés. La suegra de Simón estaba en cama con fiebre, y en seguida se lo dijeron a Jesús. Él se acercó, la tomó de la mano y la levantó. Y le pasó la fiebre y se puso a servirles. Al atardecer, cuando se puso el sol, empezaron a traerle todos los enfermos y los afligidos por el demonio. Toda la población estaba reunida a la puerta de la casa. Y Él curó a muchos que sufrían de diversas enfermedades y expulsó muchos demonios; y no dejaba hablar a los demonios, porque sabían quién era Él.

Por la mañana, muy de madrugada, se levantó y se fue a un lugar despoblado y allá se puso a orar. Simón y los que estaban con Él salieron en busca de Jesús, y cuando lo encontraron le dijeron: “¡Todos te están buscando!”. Pero Él les dijo: “Vamos a otra parte, a los pueblos cercanos, para predicar también allá, porque para esto he venido”. Y recorrió toda la Galilea predicando en las sinagogas y expulsando los demonios. Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: En continuidad con los versículos anteriores, el pasaje describe la conclusión de una jornada típica de Jesús. Aquí está en Cafarnaún, un día de sábado, y, después de haber participado en la liturgia sinagogal, Jesús continúa la celebración de la fiesta en la casa de Pedro, en un clima familiar. Con el ocaso del sol, terminado el descanso, Jesús continúa su ministerio, extendiéndolo a toda Galilea. El evangelio nos presenta tres secuencias, que no son una crónica, para saber lo que ha hecho Jesús en Cafarnaún, sino que revelan el misterio grande de la salvación de Cristo, que trastorna la vida.

Jesús, médico misericordioso. Este pasaje del evangelio, como muchos otros, nos ha hecho encontrar con Jesús, que como verdadero médico y auténtica medicina, se acerca a nosotros para tocarnos en los puntos más heridos, más enfermos y traernos su curación, que es siempre salvación. Él es el samaritano, que a lo largo del camino de la vida, nos ve, con certeza, con mirada aguda y amorosa y no pasa de largo, sino que se acerca, se inclina, venda las heridas y deja caer sobre ellas la buena medicina que lleva en su corazón.

La tarde, las tinieblas transfiguradas por la luz de Jesús. El tema de la noche, de la oscuridad, de las tinieblas, atraviesa un poco toda la Escritura, desde los primeros versículos, cuando la luz aparece como la primera manifestación de la fuerza del amor de Dios, que crea y salva. A las tinieblas sigue la luz, a la noche el día y al mismo tiempo la Biblia nos hace ver que también a la oscuridad interior que puede invadir al hombre, sigue la luz nueva de la salvación y del encuentro con Dios, del abrazo en aquella mirada suya luminosa que embelesa.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com