EVANGELIO AGOSTO 28 DE 2020

PRIMERA LECTURA. De la primera carta de san Pablo a los Corintios 1, 17-25

Hermanos: No me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el Evangelio, y eso, no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo. En efecto, la predicación de la cruz es una locura para los que van por el camino de la perdición; en cambio, para los que van por el camino de la salvación, para nosotros, es fuerza de Dios. Por eso dice la Escritura: Anularé la sabiduría de los sabios e inutilizaré la inteligencia de los inteligentes. ¿Acaso hay entre ustedes algún sabio, algún erudito, algún filósofo? ¿Acaso no ha demostrado Dios que tiene por locura la sabiduría de este mundo? En efecto, puesto que mediante su propia sabiduría, el mundo no reconoció a Dios en las obras de su divina sabiduría, quiso Dios salvar a los creyentes mediante la predicación de la locura del Evangelio. Por su parte, los judíos exigen señales milagrosas y los paganos piden sabiduría. Pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, que es escándalo para los judíos y locura para los paganos; en cambio, para los llamados, sean judíos o paganos, Cristo es la fuerza y la sabiduría de Dios. Porque la locura de Dios es más sabia que la sabiduría de los hombres y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza de los hombres.

Palabra de Dios.

– – – – – – – – – – – – – – – –

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 32. R/. El amor del Señor llena la tierra.

• Que los justos aclamen al Señor; es propio de los justos alabarlo. Demos gracias a Dios al son del arpa, que la lira acompañe nuestros cantos. R/.

• Sincera es la palabra del Señor y todas sus acciones son leales. El ama la justicia y el derecho, la tierra llena está de sus bondades. R/.

• Frustra el Señor los planes de los pueblos y hace que se malogren sus designios. Los proyectos de Dios duran por siempre, los planes de su amor, todos los siglos. R/.

– – – – – – – – – – – – – – – –

Del Evangelio según san Mateo 25, 1-13

“Entonces se verificará en el Reino de Dios, la siguiente comparación: Diez jóvenes, salieron con sus lamparas para recibir al novio, de ellas cinco eran descuidadas y las otras previsoras. Las descuidadas tomaron sus lámparas como estaban, sin llevar más aceite; las previsoras en cambio, junto con las lámparas llevaron sus botellas de aceite. Como el novio demoraba en llegar, todas terminaron por quedarse dormidas. Pero al llegar la medianoche alguien grito: ‘¡Viene el novio! ¡Salgan a recibirlo!’ Todas las jóvenes se despertaron inmediatamente y prepararon sus lámparas. Entonces las descuidadas dijeron a las previsoras: ‘Dennos aceite, porque nuestras lámparas se están apagando’. Las previsoras dijeron: ‘Vayan mejor a comprarlo, pues el que nosotras tenemos no alcanzará para ustedes y para nosotras. Mientras iban a comprarlo, vino el novio, y las que estaban preparadas entraron con él en la fiesta de las bodas y se cerraron la puerta. Cuando llegaron las otras jóvenes dijeron: ‘Señor, señor , ábrenos’. Pero él respondió: ‘En verdad no las conozco’. Por eso estén despiertas, porque no saben el día ni la hora’’.

Palabra del Señor.

– – – – – – – – – – – – – – – –

PARA MEDITAR: Que no falte aceite en nuestra lámpara. Es lo que tenían que haber cuidado las jóvenes antes de echarse a dormir. Como el conductor que controla el aceite y la gasolina del coche antes del viaje. Como el encargado de la economía a la hora de hacer sus presupuestos. Se trata de estar alerta y ser conscientes de la cercanía del Señor a nuestras vidas. Todos somos invitados a la boda, pero tenemos que llevar aceite.

No hace falta, tampoco aquí, que pensemos necesariamente en el fin del mundo, o solo en la hora de nuestra muerte. La fiesta de boda a la que estamos invitados sucede cada día, en los pequeños encuentros con el Señor, en las continuas ocasiones que nos proporciona de saberlo descubrir en los sacramentos, en las personas, en los signos de los tiempos. Y como “no sabemos ni el día ni la hora” del encuentro final, esta vigilancia diaria, hecha de amor y seriedad, nos va preparando para que no falte aceite en nuestra lámpara.

Al final, Jesús nos dirá qué clase de aceite debíamos tener: si hemos amado, si hemos dado de comer, si hemos visitado al enfermo. El aceite de la fe, del amor y de las buenas obras. Cuando celebramos la Eucaristía de Jesús, “mientras esperamos su venida gloriosa”, se nos provee de esa luz y de esa fuerza que necesitamos para el camino.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com