EVANGELIO AGOSTO 23 DE 2020

PRIMERA LECTURA. De libro de Isaís 22, 19-23

Profecía del Señor para Sebná, superintendente del palacio: “Voy a retirarte de tu puesto destituyéndote del cargo que tienes. Y ese mismo día llamaré a mi servidor Eliaquim, hijo de Hilquías, y le pondré las insignias que tú llevas, la túnica y la banda, y le daré la autoridad que tienes. Él será un padre para la población de Jerusalén, y de todo Judá. Le encomendaré la llave del palacio de David: lo que él abra nadie lo cerrará, lo que él cierre nadie lo abrirá. Voy a plantarlo como pilar en tierra firme y a darle así una sede gloriosa a su linaje”.

Palabra de Dios.

– – – – – – – – – – – – – – – –

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 137. R/. Que tu mano proteja a tu escogido, al hombre que tú fortaleciste.

• Te doy gracias, Señor, de todo corazón; delante de los ángeles cantaré para ti, me postraré hacia tu santuario. R/.

• Daré gracias a tu nombre, por tu misericordia y tu lealtad. Cuando te invoqué me escuchaste, acreciste el valor de mi alma. R/.

• El Señor es sublime, se fija en el humilde, y de lejos conoce al soberbio. Señor, tu misericordia es eterna, no abandones la obra de tus manos. R/.

– – – – – – – – – – – – – – – –

SEGUNDA LECTURA. De la carta del apóstol san Pablo a los Romanos 11,33-36

¡Qué abismo el de la generosidad, de la sabiduría y de la providencia de Dios! ¡Qué insondables son sus juicios y que insospechables sus caminos! ¿Quién ha penetrado la mente del Señor? ¿Quién ha sido jamás su consejero? ¿Quién le dio primero, para exigir que le devuelva? Pues todo viene de él y subsiste por él y es para él. A él la gloria es el origen, guía y meta del universo. A él la gloria por toda la eternidad. Amén.

Palabra de Dios.

– – – – – – – – – – – – – – – –

Del Evangelio según san Mateo 16, 13-20

Al llegar Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos: “¿Quién dicen la gente que soy yo, el Hijo del Hombre?”. Ellos dijeron: “Unos dicen que eres Juan Bautista, otros dicen que Elías otros que Jeremías o alguno de los profetas”. Jesús les preguntó: “Y ustedes ¿quién dicen que soy yo?”. Simón contestó: “Tú eres el Cristo, el Hijo de Dios vivo”. Jesús le respondió: “¡Feliz eres, Simón Barjona!, porque no te lo enseño la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y ahora, yo te digo: Tú eres Pedro, osea piedra; y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y las fuerzas del infierno no la podrán vencer. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos; todo lo que ates en la tierra, será atado en el cielo, y lo que desates en la tierra será desatado en los cielos”. Enseguida Jesús ordenó a los discípulos que no le dijeran a nadie que Él era el Cristo.

Palabra del Señor.

– – – – – – – – – – – – – – – –

PARA MEDITAR: Un retrato de san Pedro. Pedro, que era pescador de peces, se convirtió en pescador de hombres. Estaba casado. Era un hombre bueno, muy humano. Era el “líder” natural entre los doce primeros discípulos de Jesús. Jesús respeta este liderazgo y hace de Pedro un animador de su primera comunidad.

Pedro se llamaba Simón Bar Jona, es decir, Simón, hijo de Jonás. Jesús lo llama Cefas o Piedra, que después se convierte en Pedro. Por su naturaleza y por su carácter, Pedro podía serlo todo, menos piedra. Era valiente en el hablar, pero en el momento del peligro se dejaba dominar del miedo y huía. Por ejemplo, la vez en la que Jesús caminaba sobre las aguas, Pedro le dice: “¡Jesús, deja que yo también camine sobre las aguas!”. Jesús le dice: “¡Puedes venir, Pedro!”. Pedro sale de la barca y empieza a caminar sobre las aguas. Pero apenas vio una ola alta, se atemorizó, perdió la confianza, comenzó a hundirse y gritó: “¡Señor, sálvame!”. Jesús le dio seguridad y lo salvó. En la Última Cena, Pedro dice a Jesús: “¡No te negaré nunca, Señor!”, pero pocas horas después, en el palacio del Sumo Sacerdote, delante de una criada, cuando Jesús ya había sido arrestado, Pedro negó con juramento que no tenía nada que ver con Jesús. Cuando Jesús se encontraba en el huerto de los Olivos, Pedro saca la espada, pero termina huyendo, dejando a Jesús solo. Por su naturaleza, Pedro ¡no era piedra!

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com