EVANGELIO AGOSTO 13 DE 2021

PAN DE PALABRA VIERNES.

PRIMERA LECTURA. Del libro de Josué 24, 1-13

En aquellos días, Josué reunió a las tribus de Israel en Siquén. Convocó a los ancianos de Israel, a los cabezas de familia, jueces y alguaciles, y se presentaron ante el Señor. Josué habló al pueblo: “Así dice el Señor, Dios de Israel: ‘Al otro lado del río Éufrates vivieron antaño sus padres, Teraj, padre de Abrahán y de Najor, sirviendo a otros dioses. Tomé a Abrahán, su padre, del otro lado del río, lo conduje por todo el país de Canaán y multipliqué su descendencia dándole a Isaac. A Isaac le di Jacob y Esaú. A Esaú le di en propiedad la montaña de Seír, mientras que Jacob y sus hijos bajaron a Egipto. Envié a Moisés y Aarón para castigar a Egipto con los portentos que hice, y después los saqué de allí. Saqué de Egipto a sus padres; y llegaron al mar. Los egipcios persiguieron a sus padres con caballería y carros hasta el mar Rojo. Pero gritaron al Señor, y Él puso una nube oscura entre ustedes y los egipcios; después desplomó sobre ellos el mar, anegándolos. Sus ojos vieron lo que hice en Egipto. Después vivieron en el desierto muchos años. Los llevé al país de los amorreos, que vivían en Transjordania; los atacaron, y se los entregué. Tomaron posesión de sus tierras, y yo los exterminé ante ustedes. Entonces Balac, hijo de Sipor, rey de Moab, atacó a Israel; mandó llamar a Balaán, hijo de Beor, para que los maldijera; pero yo no quise oír a Balaán, que no tuvo más remedio que bendecirlos, y los libré de sus manos. Pasaron el Jordán y llegaron a Jericó. Los jefes de Jericó los atacaron: los amorreos, fereceos, cananeos, hititas, guirgaseos, heveos y jebuseos; pero yo se los entregué; sembré el pánico ante ustedes, y expulsaron a los dos reyes amorreos, no con tu espada ni con tu arco. Y les di una tierra por la que no habían sudado, ciudades que no habían construido, y en las que ahora viven, viñedos y olivares que no habían plantado, y de los que ahora comen’”. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 135 – R/. Porque es eterna su misericordia.

•Den gracias al Señor porque es bueno. R/.

•Den gracias al Dios de los dioses. R/.

•Den gracias al Señor de los señores. R/.

•Guio por el desierto a su pueblo. R/.

•Él hirió a reyes famosos. R/.

•Dio muerte a reyes poderosos. R/.

•Les dio su tierra en heredad. R/.

•En heredad a Israel, su siervo. R/.

•Y nos libró de nuestros opresores. R/.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Mateo 19, 3-12

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y le preguntaron, para ponerlo a prueba: “¿Es lícito a uno despedir a su mujer por cualquier motivo?”. Él les respondió: “¿No han leído que el Creador, en el principio, los creó hombre y mujer, y dijo: ‘Por eso abandonará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán los dos una sola carne?’. De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Pues lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”. Ellos insistieron: “¿Y por qué mandó Moisés darle acta de repudio y divorciarse?”. Él les contestó: “Por lo tercos que son les permitió Moisés divorciarse de sus mujeres; pero, al principio, no era así. Ahora les digo yo que, si uno se divorcia de su mujer –no hablo de impureza– y se casa con otra, comete adulterio”. Los discípulos le replicaron: “Si esa es la situación del hombre con la mujer, no trae cuenta casarse”. Pero Él les dijo: “No todos pueden con eso, solo los que han recibido ese don. Hay eunucos que salieron así del vientre de su madre, a otros los hicieron los hombres, y hay quienes se hacen eunucos por el Reino de los Cielos. El que pueda con esto, que lo haga”. Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: Nuestra fe cristiana es histórica. No se reduce a unas verdades que creer o a unos deberes que cumplir. Es la historia de cómo ha actuado y sigue actuando Dios, y cómo le ha respondido la humanidad, unas veces bien y otras, mal. Historia de la salvación.

Nuestra catequesis −la predicación, los cantos, el lenguaje de nuestra reflexión teológica− ganaría fuerza si fuera más “histórica”. Es la mejor manera de presentar a Dios. No hecha de definiciones filosóficas, sino a partir de lo que ha obrado por su pueblo. Ahí aparecerían el amor y la fidelidad de Dios y, también, las esclavitudes, los éxodos, los procesos de liberación, las idolatrías, las infidelidades, los valores y los fallos de la humanidad de entonces y de siempre. Y, en medio, se vería cómo, en Cristo, Dios se nos ha acercado definitivamente y cómo, en Él, tenemos acceso confiado al Padre.

Cristo toma en serio la relación sexual, el matrimonio y la dignidad de la mujer. No con los planteamientos superficiales de su tiempo y de ahora, buscando solo una satisfacción que puede ser pasajera. En el sermón de la montaña ya desautorizaba el divorcio. Aquí apela a la voluntad original de Dios, que comporta una unión mucho más seria y estable, no sujeta a un sentimiento pasajero o a un capricho.

El plan es de Dios: Él es quien ha querido que exista esa atracción y ese amor entre el hombre y la mujer, con una admirable complementariedad y, además, con la apertura al milagro de la vida, en el que colaboran con el mismo Dios. Lo cual nos recuerda la necesidad de que lo tomemos en serio también nosotros, dentro de la comunidad eclesial: la preparación humana y psicológica del matrimonio, su celebración, su acompañamiento después… El amor que quiere Dios es estable, fiel, maduro.

Si el matrimonio se acepta con todas las consecuencias, no buscándose solo así mismo, sino con esa admirable comunión de vida que supone la vida conyugal y, luego, la relación entre padres e hijos, evidentemente es comprometido, además de noble y gozoso.

PARA REFLEXIONAR: ¿Qué tanto hemos experimentado la ternura y el amor de Dios por nosotros? ¿Somos conscientes de las implicaciones de dicha experiencia en nuestro compromiso de fe?

ORACIÓN FINAL: Señor Jesús, concédenos la gracia de vivir en santidad nuestra vocación y proyecto de vida, sea en el matrimonio o en el celibato por el Reino de los Cielos. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com