EVANGELIO AGOSTO 06 DE 2021

PAN DE PALABRA VIERNES, LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR.

PRIMERA LECTURA. De la profecía de Daniel 7, 9-10.13-14

En una visión nocturna vi que colocaban unos tronos y que un Anciano tomó asiento. Su vestidura era blanca como la nieve, su cabellera como lana purísima; su trono era de llamas ardientes con ruedas de fuego encendido; y un río de fuego brotaba delante de él. Miles y miles lo servían, millones estaban a sus órdenes. Y comenzó el juicio y se abrieron los libros. Seguí mirando, y en la visión nocturna vi venir en las nubes del cielo la figura de un hombre, que se acercó al Anciano, y lo presentaron ante él. Y recibió el poder y el honor y la dignidad real, para que todos los pueblos, naciones y lenguas lo sirvieran. Su poder es eterno, no se acaba jamás, y él no dejará nunca de ser rey. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 96 – R/. Tú, Señor, nos revelas tu gloria en las alturas.

•El Señor reina, la tierra goza, se alegran las islas innumerables. Tiniebla y nube lo rodean, justicia y derecho sostienen su trono. R/.

•¡Los montes se derriten como cera ante el dueño de toda la tierra; los cielos pregonan su justicia, y todos los pueblos contemplan su gloria. R/.

•Porque tú eres, Señor, altísimo sobre toda la tierra, encumbrado sobre todos los dioses. R/.

SEGUNDA LECTURA. De la segunda carta del apóstol san Pedro 1,16-19

Cuando os dimos a conocer el poder y la última venida de nuestro Señor Jesucristo, no nos fundábamos en fábulas fantásticas, sino que habíamos sido testigos oculares de su grandeza. Él recibió de Dios Padre honra y gloria, cuando la Sublime Gloria le trajo aquella voz: «Éste es mi Hijo amado, mi predilecto.» Esta voz, traída del cielo, la oímos nosotros, estando con él en la montaña sagrada. Esto nos confirma la palabra de los profetas, y hacéis muy bien en prestarle atención, como a una lámpara que brilla en un lugar oscuro, hasta que despunte el día, y el lucero nazca en vuestros corazones.

Palabra de Dios.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Lucas 9, 28-36

En cierta ocasión, llamó Jesús a Pedro, a Juan y a Santiago, y subió con ellos al monte a orar. Y mientras estaba orando, el aspecto de su rostro se transformó y su vestidura quedó blanca y deslumbrante. De pronto dos personajes empezaron a hablar con él, eran Moisés y Elías, que aparecieron rodeados de gloria y hablaban de la partida de Jesús de este mundo, que iba a cumplirse en Jerusalén. Y aunque Pedro y sus dos compañeros, estaban con mucho sueño pudieron mantenerse despiertos y vieron su gloria y a los dos personajes que hablaban con él. Y cuando ya estaban estos para irse, dijo Pedro a Jesús. “Maestro, que bueno que estamos nosotros aquí! Vanos a hacer tres enramadas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. Es que no sabía lo que decía. Todavía estaba hablando él, cuando apareció una nube que se posó sobre ellos, y al quedar envueltos en la nube se llenaron de miedo. Entonces se oyó una voz que salia de la nube y decía: “Este es mi Hijo, mi Elegido; escúchenlo a él”. Y cuando dejó de oírse la voz, quedó Jesús solo. Ellos guardaron silencio y de momento no contaron a nadie nada de lo que habían visto. Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: No hay duda, todos somos capaces de distinguir la belleza de la creación, quedamos maravillados, deslumbrados ante un cielo estrellado, un atardecer. De la misma manera nos impacta el testimonio de una buena obra, de un hombre santo, de un acto de heroísmo. También es cierto que cuando algo sobrepasa nuestras capacidades quedamos atónitos, sin poder explicarlo o manifestarlo verbalmente, y, si lo hacemos, lo hacemos “más o menos”.

Cuándo seremos capaces de saber que la maravilla del amor de Dios, su rostro transfigurado, se muestra en esas personas que saben decir siempre sí ante los retos actuales del cristianismo.

Ahora mismo debo hacerme la pregunta de si realmente contemplando lo maravilloso del rostro de Cristo, me puedo quedar con una actitud sólo de contemplación o de mero espectador, queriendo hacer “mi tienda” para sentirme solamente “bien” y no ver lo que significa el contemplar el rostro de Cristo y querer el compromiso de llevarle a los demás.

PARA REFLEXIONAR: ¿Disponemos de suficiente tiempo en la jornada, en el mes, en el año, para encontrarnos con Jesús en la oración?

ORACIÓN FINAL: Señor y Padre nuestro, en la transfiguración de tu Hijo permítenos contemplar anticipadamente la irradiación de su gloria. Haz que escuchemos hoy la voz de tu Hijo amado que nos habla en la palabra de cada día. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com