EVANGELIO AGOSTO 06 DE 2020

PRIMERA LECTURA. De la profecía de Daniel 7, 9-10. 13-14

Yo, Daniel, tuve una visión nocturna: Vi que colocaban unos tronos y un anciano se sentó. Su vestido era blanco como la nieve, y sus cabellos, blancos como lana. Su trono, llamas de fuego, con ruedas encendidas. Un río de fuego brotaba delante de él. Miles y miles lo servían, millones y millones estaban a sus órdenes. Comenzó el juicio y se abrieron los libros. Yo seguí contemplando en mi visión nocturna y vi a alguien semejante a un hijo de hombre, que venía entre las nubes del cielo. Avanzó hacia el anciano de muchos siglos y fue introducido a su presencia. Entonces recibió la soberanía, la gloria y el reino. Y todos los pueblos y naciones de todas las lenguas lo servían. Su poder nunca se acabará, porque es un poder eterno, y su reino jamás será destruido.

Palabra de Dios.

– – – – – – – – – – – – – – – –

SALMO RESPONSORIAL. Del salmo 96. R/. Reina el Señor, alégrese la tierra.

• Reina el Señor, alégrese la tierra; cante de regocijo el mundo entero. Tinieblas y nubes rodean el trono del Señor que se asienta en la justicia y el derecho. R/.

• Los montes se derriten como cera ante el Señor de toda la tierra. Los cielos pregonan su justicia, su inmensa gloria ven todos los pueblos. R/.

• Tú, Señor, altísimo, estás muy por encima de la tierra y mucho más en alto que los dioses. R/.

– – – – – – – – – – – – – – – –

Del Evangelio según san Mateo 17, 1-9

Seis días después Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan su hermano, y los llevó a un cerro alto lejos de todo. En presencia de ellos Jesús cambio de aspecto, su cara brillaba como el sol y su ropa se puso resplandeciente como la luz. En ese momento se les aparecieron Moisés y Elías, hablando con Jesús. Pedro tomó entonces la palabra y dijo a Jesús: “Señor, ¡qué bueno que estemos aquí! Si quieres, voy a levantar aquí tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. Pedro estaba todavía hablando, cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra. Una voz que salía de la nube decía: “Este es mi Hijo el amado, este es mi elegido, a El han de escuchar”. Al oír la voz, los discípulos, cayeron al suelo, llenos de gran temor. Jesús se acercó, los tocó y les dijo: “Levántense, no teman” Ellos levantaron los ojos, pero no vieron a nadie más que a Jesús. Y mientras bajaban del cerro, Jesús les ordenó: “No hablen a nadie de lo que acaban de ver, hasta que el Hijo del hombre haya resucitado de entre los muertos.

Palabra del Señor.

– – – – – – – – – – – – – – – –

PARA MEDITAR: La voz del Padre que autentifica a su Hijo y la presencia del Espíritu sobre Él, en forma de nube, expresan claramente la intención de señalar a Jesús como el Enviado de Dios, más aún, como el Hijo mismo de Dios; y que su camino hacia la cruz es también el camino de la gloria y de la salvación.

La escena que hoy conmemoramos es estimulante para nuestra vida. Centra nuestra mirada de fe sobre el Señor resucitado. A través de la cruz, Él va a introducirnos en la esfera de la nueva vida, como sucedió hace meses con la celebración del Triduo Pascual. Es una visión positiva, pascual, del camino de Jesús, que también quiere ser el nuestro. Para que no queramos rehuir la cruz, ni nos dejemos desalentar por ella, porque la última palabra es la gloria y la vida.

Nos conviene oír la palabra invitante de Dios: “Este es mi Hijo: escúchenlo”. Jesús es el camino, la verdad, la vida. Siguiéndolo a Él, tenemos asegurada nuestra felicidad. A pesar de las cruces que encontremos en el camino.

Las oraciones de la Misa expresan acertadamente las consecuencias de la celebración de este misterio para nuestra vida de cada día: la teofanía del monte nos convence de la primacía de Cristo, el Hijo, el Predilecto: “Confirmaste los misterios de la fe con el testimonio de los profetas” (colecta), “manifestó su gloria a unos testigos predilectos y les dio a conocer en su cuerpo, en todo semejante al nuestro, el resplandor de su divinidad” (prefacio).

PARA REFLEXIONAR: ¿Cómo transfigurar, hoy, tanto la vida personal y familiar, como la vida comunitaria en nuestra parroquia?

ORACIÓN FINAL: Ayúdanos, Señor, a ser resplandor de tu bondad y misericordia en medio de los que más necesitan consuelo en sus tribulaciones y esperanza en las dificultades. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com