EVANGELIO ABRIL 25 DE 2021

PAN DE PALABRA DOMINGO.

PRIMERA LECTURA. De los Hechos de los Apóstoles 4, 8-12

Pedro, lleno del Espíritu Santo, dijo a las autoridades judías: “Jefes del pueblo y ancianos del Sanedrín: puesto que nos toman declaración para averiguar cómo ha recibido este hombre inválido el beneficio de la curación, sépanlo, todos ustedes y todo el pueblo de Israel, que ha sido por la invocación del nombre de Jesucristo Nazareno. Ustedes lo crucificaron, pero Dios lo resucitó de entre los muertos, y gracias a Él este hombre se presenta sano ante ustedes. Jesús es la piedra que los arquitectos desecharon y que ahora resulta ser la piedra angular. De ningún otro se obtiene la salvación; no existe bajo el cielo otra persona cuyo nombre pueda salvarnos”. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 117 – R/. La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular.

• Den gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Mejor es refugiarse en el Señor que fiarse de los hombres; mejor es refugiarse en el Señor que confiar en los magnates. R/.

• Te doy gracias porque me escuchaste y fuiste mi salvación. La piedra que desecharon los arquitectos es ahora la piedra angular. Es el Señor quien lo ha hecho, ha sido un milagro patente. R/.

• Bienvenido en el nombre del Señor, los bendecimos desde la casa del Señor. Tú eres mi Dios, te doy gracias; Dios mío, yo te ensalzo. Den gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. R/.

SEGUNDA LECTURA. De la primera carta del apóstol san Juan 3,1-2

Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos! El mundo no nos conoce porque no le conoció a él. Queridos, ahora somos hijos de Dios y aun no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es. Palabra de Dios.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Juan 10, 11-18

En aquél tiempo, dijo Jesús: «Yo soy el buen Pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas; el asalariado, que no es pastor ni dueño de las ovejas, ve venir al lobo, abandona las ovejas y huye; y el lobo las roba y las dispersa; y es que a un asalariado no le importan las ovejas. Yo soy el buen Pastor, que conozco a las mías y las mías me conocen, igual que el Padre me conoce y yo conozco al Padre; yo doy mi vida por las ovejas. Tengo, además, otras ovejas que no son de este redil; también a ésas las tengo que traer, y escucharán mi voz, y habrá un solo rebaño, y un solo Pastor. Por esto me ama el Padre, porque yo entrego mi vida para poder recuperarla. Nadie me la quita, sino que yo la entrego libremente. Tengo poder para entregarla y tengo poder para recuperarla: este mandato he recibido de mi Padre.» Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: El buen pastor da la vida por sus ovejas. Jesús se nos presenta como “el buen Pastor” y nos describe las cualidades de un buen pastor, que se cumplen plenamente en Él mismo. Ante todo, “el buen pastor da la vida por las ovejas”, en contraposición a un pastor “asalariado”, que busca sobre todo su propia seguridad y bien. Y lo hace voluntariamente: “Yo la entrego libremente, nadie me la quita”. Además, Jesús, como buen pastor, puede decir: “Conozco a mis ovejas, y las mías me conocen”. Finalmente, afirma: “Tengo otras ovejas que no son de este redil: también a esas las tengo que traer… y habrá un solo rebaño y un solo Pastor”.

El conocimiento de Jesús hacia sus ovejas abre un itinerario que conduce al amor: “Yo les doy la vida eterna”. Para el evangelista la vida es el don de la comunión con Dios. Mientras en los sinópticos la “vida” o “vida eterna” está unida al futuro, en el Evangelio de Juan está unida a una posesión actual. Este aspecto se repite con frecuencia en la narración de Juan: “El que cree en el Hijo tiene vida eterna” (3, 36); “En verdad, en verdad les digo: el que escucha mi Palabra y cree en el que me ha enviado, tiene vida eterna” (5, 24; 6, 47).

La relación de amor de Jesús se concretiza por la experiencia de protección que el hombre experimenta: se dice que las ovejas “no perecerán jamás”. Quizá una alusión a la perdición eterna. Y se añade que “nadie las arrebatará”. Tal expresión sugiere el papel de la mano de Dios y de Cristo que impiden a los corazones de las personas ser arrebatadas por otras fuerzas negativas. En la Biblia, la mano, en algunos contextos, es una metáfora que indica la fuerza de Dios que protege. Por otra parte, el verbo “arrebatar” sugiere la idea de que la comunidad de discípulos no estará exenta de los ataques del mal y de las tentaciones. Pero la expresión “nadie las arrebatará” indica la presencia de Cristo que asegura a la comunidad la certeza de una estabilidad granítica que le permite superar toda tentación de miedo.

PARA REFLEXIONAR: ¿Se puede decir que nuestro trabajo pastoral continúa la misión de Jesús-Pastor?

ORACIÓN FINAL: Señor, vivimos dispersos y solitarios. Gracias por ser el Pastor que nos reúne y nos conduce hacia la vida eterna. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com