EVANGELIO ABRIL 18 DE 2021

PAN DE PALABRA SÁBADO.

PRIMERA LECTURA. De los Hechos de los Apóstoles 3, 13-15.17-19

En el atrio del templo, Pedro tomó la palabra y dijo a la multitud: “El Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob, el Dios de nuestros padres, glorificó a su siervo Jesús, a quien ustedes entregaron y, cuando Pilato se decidió a soltarlo, lo repudiaron. Han repudiado al que era santo e inocente. Pidieron que les dejara en libertad a un asesino y han dado muerte al que nos lleva a la vida, pero Dios lo resucitó de entre los muertos, y de eso somos testigos nosotros. Ahora bien, hermanos, yo sé que eso lo hicieron por ignorancia, lo mismo que sus autoridades. Pero de esta manera Dios cumplió lo que había anunciado de antemano por boca de todos los profetas: que su Ungido tenía que padecer. Arrepiéntanse, pues, y vuelvan a Dios, para que se borren sus pecados”. Palabra de Dios.

SALMO RESPONSORIAL. Salmo 4 – R/. Déjanos gozar de la luz de tu rostro.

• Escúchame cuando te invoco, Dios defensor mío; tú que en el aprieto me diste holgura, ten piedad de mí y escucha mi oración. R/.

• Sépanlo: el Señor hizo milagros en mi favor, y el Señor me escuchará cuando lo invoque. R/.

• Hay muchos que dicen: “¿Quién nos hará ver la dicha, si la luz de tu rostro ha huido de nosotros?” R/.

• En paz me acuesto y enseguida me duermo, porque tú solo, Señor, me haces vivir tranquilo. R/.

SEGUNDA LECTURA. De la primera carta del apóstol san Juan 2,1-5

Hijos míos, os escribo esto para que no pequéis. Pero, si alguno peca, tenemos a uno que abogue ante el Padre: a Jesucristo, el Justo. Él es víctima de propiciación por nuestros pecados, no sólo por los nuestros, sino también por los del mundo entero. En esto sabemos que lo conocemos: en que guardamos sus mandamientos. Quien dice: «Yo lo conozco», y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso, y la verdad no está en él. Pero quien guarda su palabra, ciertamente el amor de Dios ha llegado en él a su plenitud. En esto conocemos que estamos en él. Palabra de Dios.

EVANGELIO. Del Evangelio según san Lucas 24, 35-48

Los discípulos, al regresar de Emaús, contaron lo que les había pasado en el camino y cómo Jesús se les había dado a conocer al partir el pan. Cuando estaban hablando de esto, Él mismo se presentó en medio de ellos y les dijo: “¡Les traigo la paz!”. Ellos se quedaron atónitos del miedo, pensando que estaban viendo un fantasma. Él les dijo: “¿Por qué asustarse tanto? ¿Por qué tantas dudas en su interior? Miren mis manos y mis pies: ¡soy yo en persona! Tóquenme y verán: un fantasma no tiene carne y huesos, como ven que tengo yo”. Y al decir esto les mostró las manos y los pies. Era tanta la alegría y el asombro, que no podían creerlo. Entonces les preguntó: “¿Tienen algo de comer?”. Ellos le ofrecieron un pedazo de pescado asado. Jesús lo tomó y comió delante de ellos. Luego les dijo: “Esto fue lo que les dije cuando aún estaba con ustedes: que tenía que cumplirse todo lo que está escrito en la Ley de Moisés, en los profetas y los salmos acerca de mí”. Entonces les abrió el entendimiento para que comprendieran las Escrituras y les dijo: “La Escritura dice que el Mesías debía sufrir la muerte y resucitar al tercer día, y que en su nombre se hará en todo el mundo un llamado al arrepentimiento para obtener el perdón de los pecados. Comenzando desde Jerusalén, deben dar testimonio de estas cosas”

Palabra del Señor.

PARA MEDITAR: Escuchamos hoy la primera aparición del Resucitado al grupo de sus discípulos. La reacción de estos es de susto, de miedo, de incredulidad: creían ver un fantasma. Jesús les asegura que no es un fantasma y les muestra sus manos y sus pies con las llagas de la pasión todavía visibles: “Soy yo en persona, un fantasma no tiene carne y huesos como ven que yo tengo”. Para más demostración, pide algo de comer, y le ofrecen un trozo de pez asado, que come delante de ellos. Jesús les hace a continuación una catequesis, como la que había hecho a los dos discípulos en el camino de Emaús. Les abre el entendimiento para comprender las Escrituras: lo que habían anunciado de Él Moisés y los profetas y los salmos se estaba cumpliendo en plenitud.

Como los discípulos que escapaban a Emaús se sentían tristes y desilusionados, y como el grupo de los apóstoles, recluidos por miedo a los judíos, estaban llenos de dudas y de alarma, también nosotros, en algunos momentos de nuestra vida, podemos experimentar esas mismas dudas y falta de entusiasmo. Por tanto, podemos merecer la queja de Jesús: “¿Por qué se alarman? ¿Por qué surgen dudas en su interior?”. En vez de sentir la alegría de la Pascua, ¿creemos ver fantasmas y nos dejamos asaltar por la duda y la desilusión?

Es verdad que nosotros no pretendemos ver en persona a Jesús, y que coma con nosotros, pero tenemos fe en su presencia real, aunque invisible. No estamos celebrando solo que hace dos mil años resucitó y que el sepulcro estaba vacío, sino que sigue vivo, y que “está con nosotros todos los días hasta el fin del mundo”, aunque no lo veamos. En la Eucaristía también a nosotros se nos “aparece” como Palabra viviente y como Pan de vida.

También a nosotros nos dice. “Soy yo en persona”. Por difíciles que sean estos tiempos, y por fuertes que se nos presenten los interrogantes y los motivos de duda, en esta Pascua tendríamos que dejarnos contagiar de la vida del Resucitado e imitar el ejemplo de aquella primera comunidad, que tampoco vivió unos tiempos precisamente fáciles.

PARA REFLEXIONAR: Jesús, como a sus discípulos, nos encomienda que prolonguemos su presencia en el mundo. ¿Estamos dispuestos a “ser testigos” de la Buena Noticia del Resucitado?

ORACIÓN FINAL: Señor, concédenos la tenacidad de caminar hacia las cumbres, hacia la luz de la única Palabra que salva. Amén.

Horarios

Entre semana 7:00 pm.
Domingos 7:00 am; 11:00 am y 7:00 pm.
Confesiones: Entre semana de 6:30 pm a 7:00 pm.
Domingos: media hora antes de cada misa.
Despacho Parroquial: funciona de martes a sábado de 8:30 am a 12:30 pm. /2pm a 5pm.
Consejería: de martes a viernes toda la mañana. En las tardes de 4:00 pm en adelante. 

Información General

Arquidiócesis de Popayán
PARROQUIA NIÑO JESUS DE PRAGA
Santander de Quilichao- Cauca.
Nit.:800166985-4.
Kra 16 #12-35 – B/ Niño Jesus de Praga.
Tel: 8441336-3105466498 / Email: parroquiajesusdepraga@hotmail.com